NIEBLA...


Todavía no nos alcanzó la niebla.
Bulle al otro lado de la ladera
esperando su momento, su baile
al final de la tarde, al comienzo de los enigmas.
Tomará cuerpo entonces y nos invadirá
con su llanto tenue colmado de leyendas...
Danza como espectro bajo el cielo plomizo
al son de de los vestigios de la memoria
moderando sus pasos de sutil bailarina. 
Mientras tanto, llega la reina con su puesta en escena.
Sobrevolará los tejados ataviados 
con nidos de adversidad y hastío.
Un poco aburrida de tanta obviedad,
sólo nos mira de soslayo
guardando para sí su mejor disfraz.
Solo el silencio comparte su misterio,
su rondar a la muerte desde el filo de la vida..
Y aun así piensa, al borde de la agonía,
que otra voz es posible, otro latido incandescente
antes de que la devoren de nuevo las entrañas
el cauce de los torrentes...
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos®/ Cerca de LLanes (ASTURIAS)

EN CONSTRUCCIÓN...


Todavía restan rumbos ocultos 
en los mapas de mi mundo 
aún quedan caminos huérfanos
de protocolos y bitácora
en los flancos de mis límites
en las palmas de mis manos.
Sea lo que sea que me persigue
desertar es la única opción,
un detalle sin importancia
un santo y seña sin dueño ni estación, 
un objeto salvaje en sus líneas
un mal trago cruzándonos el pecho
directo al corazón.
Y así cuando su lectura crea pausas
donde debería existir interrogación
me tomo la libertad de sembrar
en las estrellas otro dictamen,
otro voto de confianza, otro crédito final...
Sermones y predicación, miedo y recelo
flotan en el aire como fuego a discreción.
Gloria bendita y sosiego en mis guerras continuas.
Para todo lo demás, sigo en en la brecha,
sigo en construcción...
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen Galatea Santos® / Arriondas (ASTURIAS)

FEROZ...


Conviérteme en los muros que sostienen tu casa
bajo los aleros de los anhelos más infranqueables,
Légame el poder del fuego que atempera el alba
entre tus sábanas sobradas de miseria y desnudez.
Abre los ojos a mi aliento en tus ventanales
donde dejo las huellas de todos mis silencios,
donde las palabras pasan de ser humo inalcanzable
a roca firme. Y herramientas esenciales.
Toma del alimento de los dioses 
este maná caído de un cielo siempre en guerra
con cuanto acontece a ras de suelo.
Toma y no cejes,de la luz al final del túnel 
de los que retornan perdedores
a la vida desde el mismísimo averno.
Conviértete en pecado mortal 
de una larga lista de infracciones,
en penitente nunca arrepentido
sucumbiendo a las tentaciones sin límite ni recibos.
Será entonces, y sólo entonces, cuando yo sabré 
que fue tu voz la partitura que se extiendió
desde la quietud de tus labios a  mi caos 
convertida en un susurro feroz.
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos ® / Anochecer sobre el Guadalquivir (CÓRDOBA)

MATIZ..


Rotas la alas y lacradas las historias,
ahora toca caminar en soledad
hacia el monte del extravío.
Con esa soledad, que lleva tu nombre
tatuado hasta en su buena voluntad,
aprendes el oficio de los gatos abandonados
deambulando por los callejones 
pero jamás anclados en lo absoluto de la lejanía
Su voluntad es más fuerte 
que cualquier eventualidad mal entendida.
Siempre existe un mundo equidistante
bajo sus pasos de terciopelo
en el que sostenerse cuando a ras de firme
la realidad, de reojo y con mala baba, nos mira
nos condena y niega las luces del alba.
Es entonces cuando llega el momento de creer
en el poder de las cornisas a cielo abierto,
cuando se han de escalar los muros
con uñas y dientes, a buen ritmo y sin atajar
la osadía de no dejarte vencer 
por la ecuación de un azar perturbado
en este instante de amargo subido de matiz
y escaso de colorido...
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos®/ Puerto de LUARCA (ASTURIAS)

DENTRO DEL LABERINTO...


Blandir la superior de las razones
no excusa del pecado de inocencia
pensar que todo es común a los mortales,
no salva a quién diario ni reza ni ruega.
.
Los dioses, ociosos e indolentes,
juegan con dados marcados
en el tablero de nuestra existencia
cobrándose bien caro la derrota 
cuando el humano y sus avatares 
son quienes a sí mismos se gobierna.
.
El acto se acentúa con transgresión
de unas reglas del juego no escritas,
cortantes como diamantes pulidos
certeras como filo de navaja 
ávido de sangre y pasión.
.
Y ahí, la condena está servida
en forma de desafío advenedizo
a la espera de su momento
en primera línea de venganza.
.
Los príncipes de lo esencial a la vista
barajan de nuevo los sueños inalcanzables.
Tocan arrebato las campanas,
toca ponerse a salvo sin reservas
de la próxima tormenta dentro del laberinto.
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos®/ BILBAO

AFÁN...


Depositó su mirada en mis caderas
llegando a borrar de mi piel
los restos de las últimas pisadas
entre apuesta y apuesta de todo al negro 
por mi salvación.
Encendí el asfalto bajo mis pies
a golpe de tacón y fuego pétreo
agolpando en las aceras exánimes
lo últimos esfuerzos por sobrevivir...
Llovía mansamente en esa hora temprana
y aun así, rebeldes y levantiscas, 
las ramas murmuraban razones infundadas.
No aprendieron el arte del silencio
entre viento y viento desbocado.
Contaban la deriva de mis naves,
el cónclave de danzas y sones sordos,
que trenzan las redes del averno
bajo las costuras de mis agravios...
Faltaban alas a las espaldas,
sobraban piedras en los bolsillos.
Hervía el castigo en las heridas,
ardían mis venas libres de culpa y delito.
El afán siempre fue el mismo,
pagado al contado y sin demora:
poder sentir de nuevo su mirada,
volver a esa vida en el abismo.
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / PIEDRAS BLANCAS (ASTURIAS)

SOMBRAS...


¿Qué ocultan las sombras 
cuando la luz las ilumina?
¿Qué entierran bajos sus párpados 
cuando no mira todo aquello 
que subsiste ahogado en su desnudez?
Habla entonces y siempre, la muerte. 
Y en sus rasgos se divisa su enigma.
Pero los detalles cuentan
entre dentellada y dentellada inapetente
al son del verbo que peor suena.
Obviada la exquisitez, la cortesía,
la noche deja paso a las tinieblas
tras su devenir pausado, sin tacha.
No ha de ser ella la que cargue
con la condena una y otra vez.
Esperará dormida en alguna parte
a que la Luna en su nombre
muera lentamente por el horizonte.
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / VÍA VERDE A LAS CALDAS/FUSO DE LA REINA (OVIEDO)

ESPECTROS...


Entonces, y ahora, nada es importante.
Todo sucedió entre las horas que dormitaban
sobre mis estantes llenos de polvo y ruinas.
No encontré la causa exacta, ni la razón indómita
que nos sellara de por vida la puerta a la gloria.
A esa gloria que gozan los indefensos y los desarmados.
No aparezcas en mis noches 
disfrazado con el rencor de antaño, 
cauteloso como los gatos, dramático como el rayo.
Iluminando golpe a golpe, las madrugadas
que sigilosamente me toman por asalto.
Nada es importante. Todo sucede de manera extraña.
Ya entonces, tu nombre me sabía a sal, 
a mar desbocado sembrando muerte,
mientras busca algún muelle al que atar sus galernas
antes del próximo naufragio.
Fue entonces, cuando me volví arena en esta playa
de los olvidados.
Me negué a escoger el camino más sencillo a la posteridad.
Flaquearon las fuerzas y me exilie de toda burda sutileza.
Desde entonces, desde siempre
muerden los espectros de tus ojos, mis flancos.
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / LUARCA (Asturias)

ARGUMENTOS...


¿Me vas a querer siempre?, preguntabas
Quizás, contesté...
Y cristal se volvía tu mirada
y tus manos barquitos de papel...
De tu boca no quiero hablar,
se perdió en mí su miel…
Y ya no dejó decir más...
Se volvieron huracanes tus labios,
y yo velas abiertas al viento
sobre las que tu pudieras navegar...
Sobrevivir a tanta batalla cuerpo a cuerpo
no fue fácil...No queríamos conquistar la paz...
Ni siquiera buscamos una tregua
en la que poder volver a respirar...
Devoramos nuestros alientos
cómo devoran las olas el mar...
no dando opciones ni excusas,
con las que poder escapar...
!Bendita sea tu locura!
Bendita la mía, aún mas,
cada vez que me haces preguntas
y no sé qué contestar,
cediendo el paso en cada gesto,
dejándome llevar por tus argumentos
imposibles de derrumbar…
.
Elizabetta Puig® / Derechos Reservados
Imagen: Galatea Santos® / SAN VICENTE DE LA BARQUERA (CANTABRIA)